[Reseña] PACTO DE MATRIMONIO - JENNIFER PROBST

30 marzo 2016


Título: Pacto de matrimonio
Título The Marriage Merger
Autor: Jennifer Probst
Saga: Casarse con un Millonario #4
Editorial: Plaza y Janés
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 336


Todas las hermanas Conte han tenido grandes historias de amor que han culminado en matrimonios de ensueño, pero el camino de Julietta Conte ha sido otro. Esta joven ejecutiva vive entregada a su trabajo y lleva tiempo preparándose para dirigir la empresa familiar. Por el contrario, ha dejado de lado su vida amorosa reducida prácticamente a cero y reside sola en un lujoso piso del centro de Milán. De pronto su mundo cambia cuando recibe una oferta profesional que no puede rechazar: asociarse con Sawyer Wells.
Sawyer, un empresario hecho a sí mismo, seductor, ambicioso y triunfador, tiene muy claro que Julietta es un volcán a punto de explotar, y desde el primer momento está decidido a conquistarla. Para Julietta, confiar en el amigo de su cuñado, cuya mirada abrasadora amenaza con hacerle perder la compostura que lleva años perfeccionando, es una opción de lo más arriesgada.
Sin embargo, la química entre ambos es cada vez más poderosa... en todos los terrenos. Y ante la gran oportunidad que supone llevar entre los dos un proyecto internacional, la tentación de mezclar los negocios con el placer resulta irresistible.


Desde siempre, Julietta Conte se ha contentado con su trabajo. Llevar la empresa de la familia a lo más alto del mundo es lo que la motiva y la hace feliz. Por mucho que su madre insista en que debe formar una familia. Estar soltera nunca ha sido un problema, hasta que Sawyer aparece en su vida y hace que todo su cuerpo estalle en llamas. Pero mezclar los negocios y el placer nunca ha sido sensato, ¿verdad? 

Solo nos quedaba un miembro de la familia Conte soltero del que descubrir su historia. Y ese miembro era Julietta. A lo largo de la serie, ya habíamos descubierto cómo la veía su familia desde el exterior, pero no tiene nada que ver con lo que es Julietta en realidad. Ya sabíamos que había estado volcada en su trabajo durante casi toda su vida, que es una mujer fuerte, segura y luchadora. Una triunfadora femenina y sofisticada, tan feroz en los negocios como cualquier otro. Pero lo cierto es que, por dentro, no es tan fuerte como quiere aparentar. Durante mucho tiempo estuvo dolida porque su hermano no confiara antes en ella para dejarle las riendas del negocio. La molesta profundamente que ser mujer le ponga tantas trabas. Y lo que más daño le hace es que, para su madre, todo su trabajo no valga para nada si no tiene a un hombre a su lado. Pero es que los hombres no se le dan bien a Julietta. Y luego aparece Sawyer. Su atención hará que Julietta piense más en sí misma y la lleve a una bonita evolución. Es un personaje que me ha gustado mucho, con un equilibrio perfecto entre fuerza y vulnerabilidad. Una mujer luchadora que no se rinde ante nada. La mujer que la mayoría aspiramos a ser. 

Y luego está Sawyer, que recordaréis que es un gran amigo de Max, el cuñado de Julietta. Sawyer va a abrir una cadena de hoteles y necesita una pastelería con la que asociarse para servir sus dulces. Y así es como conoce a Julietta. Solo que el encuentro no es como él esperaba. La atracción que siente por ella escapa totalmente a su comprensión. La necesidad de estar con ella se convierte en su próximo objetivo en la vida. Y su presencia también supondrá un cambio en Sawyer, en ese playboy triunfador, que destila seguridad en sí mismo y una dominación que hace temblar las piernas de Julietta. Porque lo cierto es que él tiene un pasado más oscuro de lo que nadie pueda imaginar, mil demonios y fantasmas que le atormentan a cada momento, convirtiéndole en alguien solitario y precavido, que no tocaría al amor ni con un palo. Su evolución ha sido la mejor de los dos, con una profundidad magnífica y de gran magnitud. Él también ha tenido un equilibrio muy bonito entre fuerza y vulnerabilidad. Un personaje que tiene mucho que aportar. 

Otro personaje que me gustaría destacar, que me ha parecido tan magnífico como el propio Sawyer, ha sido Wolfe. Un chaval joven al que Sawyer rescató de la calle unos meses antes, al que decidió darle una oportunidad en la vida. Él también tiene muchos demonios internos y está lleno de ira. La combinación perfecta para evolucionar y hacer que el lector se sienta atraído por él. Me ha gustado muchísimo, toda esa fuerza que tiene, todo ese carisma, todo ese miedo y ese anhelo. 

También será un personaje importante mamá Conte, que no puede vitar seguir metiendo las narices en todo. Además, como no podría ser de otro modo, todos nuestros amados personajes de los libros anteriores tendrán su aparición. ¡Y cómo me gusta eso! Siempre me pone muy feliz ver de nuevo a personajes que me gustaron tanto y me hicieron pasar tan buenos momentos, ver cómo les está yendo un tiempo después. 

En cuanto a la historia, tenemos aquí un romance que no tiene desperdicio alguno. Sawyer es un hombre que no aspira a más de una noche o dos con la misma chica, ni tampoco quiere más tiempo. En cuanto alguna se cuelga demasiado de él sale corriendo. Julietta lleva tiempo huyendo de los hombres. No le han aportado más que humillación en la vida, así que prefiere concentrarse en su trabajo que tantas satisfacciones le da. Pero su mundo cambia cuando ambos coinciden en la misma habitación. Y es que sienten una atracción irresistible, que dará mucho juego. Ella se siente más excitada de lo que se ha sentido en la vida. Y él se siente totalmente aturdido por la personalidad arrolladora de Julietta. Quiere dominarle y hacerle sentir el mayor placer de su vida. Todo el libro es un tira y afloja súper entretenido, de esos que te tienen leyendo sin parar, disfrutando, riendo y estremeciéndote por la cantidad de pasión y erotismo que destilan las páginas. Porque la química entre estos dos traspasa las páginas. Y todo esto con ese trasfondo personal, con esa evolución de los personajes que no tiene desperdicio y que hace que la historia sea mucho más profunda. La he disfrutado muchísimo, desde la primera página hasta la última. 

La narración con la que nos encontramos es la misma que ha caracterizado a la serie entera. Una tercera persona centrada en los dos protagonistas de forma indistinta. Cambiando de uno a otro según las necesidades. Yo soy fan de la primera persona, pero Jennifer Probst sabe cómo hacer una tercera persona cercana, que se sienta empatía por los personajes y nos metamos en su mente como si de una primera persona se tratase, pero sin renunciar a la libertad de movimiento de la tercera. Por eso es tan fácil sumergirse en esta novela. Durante toda la narración ha hecho mucho hincapié en el aspecto personal y más vulnerable de los personajes, que se ponía de manifiesto gracias a la atracción inevitable. Una novela de capítulos no excesivamente largos, con muchos cortes, que ayudan a la fluidez y a que el ritmo sea ágil. Una novela que se lee con rapidez, que entretiene muchísimo, con naturalidad y cercanía. 

Pacto de matrimonio ha sido la conclusión perfecta a una serie caracterizada por su planteamiento un tanto absurdo, situaciones muy divertidas y personajes complejos que tienen mucho que ofrecer y que evolucionar. Una serie que ha apostado por el amor y el destino, el buen humor y un erotismo cercano y natural. Esta última entrega ha tenido a personajes memorables, una pareja de triunfadores con muchos demonios internos, que tendrán que decidir si luchar contra su atracción o arriesgarlo todo por su instinto. Un romance poderoso, con un final maravilloso, que incluso se atrevió a arrancarme alguna lagrimilla. Voy a echar de menos a todos estos personajes.


*Agradecimientos a la editorial

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada